Habitos orales perjudiciales en la infancia

Existen hábitos orales perjudiciales para el desarrollo craneofacial de los niños que, a veces, están muy instaurados en la rutina de estos cuando los queremos eliminar.

Bien porque los niños son pequeños y es “normal” que se chupen el dedo,o porque sólo duermen si le das el chupete ( e igual tiene el niño cinco años),o bien sólo come papillas porque no quiere masticar y pensamos…¡ya masticará!,es pequeño todavía; no  hacemos caso y aceptamos como normales costumbres que no lo son.

 

Cuanto antes mejor

No, ante esas situaciones no estamos actuando bien porque la eliminación de los hábitos en estas etapas precoces es un mecanismo muy importante de prevención, pudiendo conseguir que no se produzcan efectos indeseables.

Esos hábitos orales son lo que denominamos no fisiológicos y son aquellos que ejercen fuerzas perjudiciales contra los dientes, arcos dentarios y tejidos blandos,siendo uno de los principales factores causantes de maloclusiones .

 

Tipos de hábitos orales perjudiciales

Se relacionan fundamentalmente con la succión , respiración y deglución

1.Succión

Los hábitos de succión son normales en los primeros meses de vida, pero a medida que aparecen los dientes de leche los niños deben dejar de succionar para empezar a masticar

Tanto el uso del chupete, como chuparse el dedo si se mantienen en el tiempo pueden ser perjudiciales

-El chupete

Se estima que debemos retirar el chupete entre los 12 y 18 meses de edad, ya que en caso de seguir manteniendo este elemento pondríamos en peligro el correcto desarrollo de las arcadas

No obstante , cada niño es diferente ,con lo que la retirada del chupete debe hacerse progresivamente, adaptándonos a las necesidades del niño, evitando en todo momento que lo sustituyan por chuparse el dedo

-Chuparse el dedo

Es el hábito oral más conocido y perjudicial

Pero si se elimina antes de los tres años de edad los efectos producidos son mínimos y se corrigen espontáneamente.

habitos orales perjudiciales,chuparse el dedo

 

  1. Respiración Bucal

Normalmente respiramos por la nariz y ocasionalmente lo hacemos por la boca.

Cuando esta respiración por la boca se realiza de manera habitual y durante el día y la noche se considera un hábito oral no fisiológico.

En estos casos la lengua no se apoya en su lugar habitual, adoptando una posición baja y anterior para facilitar el paso del flujo de aire y que es la causante de los problemas que se producen en este tipo de hábito

 

3.Deglucion atípica o inmadura

Es un tipo de deglución en el que persiste el reflejo de succión-deglución del bebé

Se caracteriza por la interposición de la lengua entre las arcadas dentarias en el acto de tragar.

Alrededor de los cuatro años de edad, la deglución completa su maduración y sus características son parecidas a las del adulto.

La deglución atípica se produce cuando persiste la deglución infantil después de la erupción de los dientes anteriores.

 

4.Interposición labial

El labio inferior se sitúa entre los incisivos y actúa en el momento de deglutir (cuando en condiciones normales no debería intervenir) contrayéndose fuertemente ,produciendo un adelantamiento de   los incisivos superiores y un retroceso de los inferiores.

El resultado es un espacio aumentado entre los dientes superiores e inferiores

 

5.  Otros hábitos

Morderse las uñas ,rechinar los dientes  ,presiones anormales y continuadas al dormir o sentarse  son considerados  también hábitos indeseables que deben ser evitados.

habitos perjudiciales en la infancia

 

¿De qué depende la repercusión que producen los hábitos orales perjudiciales ?

De cuatro factores:

  1. Edad a la que se inicia

. Cuanto más pequeño sea el niño al comenzar el hábito, mayor será el daño porque el hueso es más capaz de moldearse y guardar los cambios realizados.

  1. Duración

Los hábitos pueden durar minutos, horas e incluso toda la noche.

  1. Frecuencia

Pueden ser intermitentes (normalmente diurnos) y continuos (nocturnos)

    4.  Intensidad

La mayor o menor fuerza con lo que lo desarrolla. poco intensa (cuando el niño no se introduce el dedo entero en la boca) o intensa (cuando hay mucha contracción muscular).

 

Señales de alarma para los padres

Si eres padre o madre y quieres vigilar la presencia de posibles hábitos orales perjudiciales en tu hijo ¡repasa estas recomendaciones !,que hemos tomado de la fundación valle del lili ,te pueden ayudar.

¿El niño permanece siempre con la boca abierta?

¿Le cuesta juntar los labios?

¿Tiene ojeras pronunciadas?

¿Ronca cuando duerme?

¿Permanece con el dedo en la boca constantemente?

¿Al tragar saliva, la lengua empuja los dientes?

¿Al levantarse presenta dolor de cabeza y en la musculatura mandibular?

¿El niño tiene más de un año de edad y no ha incorporado todas las consistencias alimenticias (líquido claro-espeso ,sólido blando-duro).

 

Cómo en cualquier disciplina anticiparnos a los problemas es un valor importante, detectando precozmente los hábitos orales perjudiciales evitaremos problemas ortodoncicos.

Por supuesto que una vez establecidos podremos tratarlos y rehabilitar los hábitos, pero…es mejor evitarlos, ¿no os parece?

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *