A tu cepillo de dientes ¿le prestas la atención que merece?

Tu cepillo de dientes es el arma más poderosa que tienes para cuidar tu salud bucodental.

Es barato, y si analizas los beneficios que te proporciona  verás que pocas  inversiones te salen tan rentables.

Sin embargo , posiblemente no lo cuidas como se merece.

 

La boca es la  puerta de entrada de miles de gérmenes, que se adaptan y viven en ella. Por lo tanto cuando el cepillo hace su función termina contaminado con estos gérmenes, sangre, saliva, pasta dental y restos de alimentos

Es necesario que lo cuides para que realice sus funciones en las mejores condiciones

 

¿Qué cuidados necesita tu cepillo de dientes?

1. Lávalo con agua abundante cuando termines de usarlo para eliminar los restos de pasta y alimentos.

2. No le pongas el capuchón.

Déjalo que se seque al aire. Un ambiente húmedo favorece el crecimiento de microorganismos

3. Deposítalo con la cabeza hacia arriba

4. No lo guardes en sitios cerrados

5. Si lo colocas con el resto de los cepillos de la familia, procura que no se toquen para prevenir infecciones cruzadas

6. Almacenalo lejos del inodoro

“Un escalofriante estudio realizado por la Sociedad de Microbiología Americana confirma que un 60% de los cepillos contienen bacterias fecales.
Aún más, esta investigación pone de manifiesto que cuanto mayor sea el número de personas que compartan el baño mayor serán las probabilidades de que el cepillo de dientes esté contaminado con materia fecal.”

 

7. Si tienes que transportarlo (al trabajo, viaje…) cúbrelo con un protector de plástico, pero lávalo y escúrrelo bien antes de usarlo de nuevo

8. Lávate las manos antes y después de usarlo

9.El cuidado excesivo no es recomendable.

No es necesario lavarlo con detergentes ni introducirlo en el lavaplatos o microondas.

“No existe evidencia clínica que mojar el cepillo dental en un enjuague antibacteriano posea algún efecto positivo o negativo sobre la salud bucal o sistémica.”

10. Reemplázalo cada tres meses, pero si ves que las cerdas están gastadas, cámbialo  antes.

Disminuirá su eficacia y te dañará la encía

Sustituirlo antes o después va a depender del uso que le demos, la fuerza con la que nos cepillamos y la calidad de las cerdas del cepillo

 

 

 

 ¿Qué debes saber para aumentar la eficacia del cepillado dental?

    • .

    • No lo mojes, ponle solo pasta.El cepillo actúa como una escoba, si lo mojas, funciona peor.
    • Cámbialo después de un resfriado, gripe e infección bucal o de garganta. Los gérmenes pueden esconderse en las cerdas del cepillo y reactivar la infección.
    • Asegúrate de que está seco cuando lo uses.La humedad favorece en el cepillo dental el cultivo de gérmenes, bacterias y hongos
    • No lo compartas, esto facilita el intercambio de fluidos y microorganismos , aumentando el contagio de enfermedades
    • Elige el cepillo adecuado para ti

     

    Todos los cepillos dentales no son iguales

    Elegir el cepillo adecuado para tus necesidades es lo primero que tienes que ver.

    Si eres de los que adquiere el primero que ve cuando compras en el supermercado, debes saber que lo haces mal.

    Tienes que  valorar en el cepillo que compras:

    .La dureza

    .El tamaño de la cabeza y su forma (cónica o rectangular)

    .El tipo de mango (antideslizante o de cuello flexible)

    .Y el modelo de los filamentos (ondulados, planos,)

    Tu odontólogo te recomendará el que necesitas si tienes necesidades concretas:

    .llevas ortodoncia.

    .Tienes prótesis sobre implantes.

    .Tus dientes están apiñados y la limpieza es difícil

    .Tienes enfermedad de las encías

    Si no tienes problemas uno de dureza media (que eliminan los restos de alimento sin dañar la encía) y cabezal pequeño es siempre adecuado.

    Debes estar cómodo con él y te debe permitir llegar a todos las zonas de tu boca (incluso a los últimos molares, de difícil acceso)

     

    El cepillo de dientes es uno de tus mejores aliados, esos cuatro o cinco minutos diarios que estás con él te proporcionan beneficios importantes.

    ¡Cuídalo!

     

    Virginia González del Rio

    ¿Tienes alguna duda? Cuéntanosla ,me encantará contestarte

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *