¿Cómo sé si necesito tratamiento de ortodoncia?

Saber si una persona necesita un tratamiento de ortodoncia  a veces es muy fácil, basta con que sonría.

Pero otras no lo es tanto, porque los dientes pueden estar bien alineados y sin embargo esas personas pueden obtener grandes beneficios con un tratamiento de ortodoncia.

¿Cómo determinamos que una persona necesita tratamiento de ortodoncia?

Por el diagnostico, claro, como cualquier especialidad médica.

Lo que sucede es que nuestra disciplina tiene esa vertiente estética tan importante que a veces puede parecer que la planificación de un tratamiento ortodoncico es diferente a uno médico cuando realmente no es así.

La verdad es que nuestra terminología no ayuda mucho.

Porque decimos caso en vez de paciente (sinceramente no sé por qué, quizás porque nuestros pacientes no están enfermos)

Hablamos de maloclusiones en vez de formas de morder.

Tomamos registros que son fotografías, radiografías y modelos de la boca.

Hacemos un estudio en el que analizamos todos los datos que hemos obtenido y llegamos a lo más importante: el diagnostico.

Con él podemos elaborar un plan de tratamiento , nuestra hoja de ruta, con el que podremos desarrollar nuestro tratamiento ortodoncico.

Porque, y esto es muy importante, los brackets no son mágicos , ellos nos sirven de vehículo para realizar los movimientos que nosotros queremos y en el momento que necesitamos para conseguir los objetivos de tratamiento que hemos planificado No, y aunque no esté de moda decirlo, la ortodoncia es compleja, estupenda porque puedes hacer que una persona “descubra” su sonrisa, pero en ocasiones complicada.

¿ Cúales son los motivos por los que una persona se plantea la necesidad de realizar un tratamiento de ortodoncia?

Existen tres situaciones perfectamente diferenciadas:

1.En un gran porcentaje de casos los propios pacientes o en el caso de los niños, sus padres, suelen tener la certeza de que necesitan tratamiento de ortodoncia.

2 El odontólogo lo recomienda si bien el paciente no se había planteado nunca tratarse. En la ortodoncia del adulto son frecuentes los tratamientos multidisciplinares en donde trabajan coordinadamente profesionales de diferentes disciplinas dentales (periodoncia,protesis,implantes,ortodoncia..).Así se consigue aumentar la calidad y mejorar el resultado de los tratamientos

3 El paciente busca la opinión del especialista. Aunque la estética sigue siendo el motivo principal de consulta de los pacientes adultos, cada vez son más conscientes de los beneficios que la ortodoncia reporta a la salud dental

La frase: ”Lo que no quiero es dejarlo y tener problemas en el futuro” cada vez es más oída en una consulta de ortodoncia.

Los niños requieren en este apartado una mención especial, porque por sus características de crecimiento activo son candidatos a recibir tratamientos que denominamos ortopédicos y que no se pueden realizar en edades posteriores.

Muchos de estos casos no son reconocidos por sus familiares porque la herencia juega un papel importante en nuestra disciplina.

Si Juan es igual que su padre y su padre es de mandibula grande, a la familia le parece normal (“porque además tiene unos dientes muy bonitos”) y no tiene porqué saber que podemos solucionar o mejorar el problema si lo tratamos pronto. En estos casos el ortodoncista es la persona más adecuada para evaluar la necesidad de realizar un tratamiento.

¡Importante! La primera revisión ortodoncica se debe realizar a los 7 años (SEDO, Sociedad Española de Ortodoncia)

Problemas ortodoncicos más frecuentes

Si bien existe un porcentaje de pacientes que tiene claro el problema que presentan, cuando el problema está en la manera de morder (en lo que los ortodoncistas denominamos maloclusiones) no siempre es tan evidente, porque en estos casos la alineación dentaria puede ser normal y este suele ser el síntoma que detectan con más facilidad los pacientes

Hemos realizado una revisión de los problemas más frecuentes que se producen en ortodoncia

¿Te sientes identificado con alguno? Si es así…¿No crees que deberías consultar?

 

Virginia González del Río

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *